Una Argentina amarreta, y con chispazos de Messi, le ganó a Bosnia en el debut

La Selección se impuso por 2 a 1 en la primera fecha del Mundial 2014. Kolasinac, en contra, marcó el 1 a 0. La Pulga, con una genialidad, anotó el segundo. Ibisevic descontó para los bosnios.

Una Argentina amarreta y con chispazos de Messi, le ganó a Bosnia en el debut

En un Maracaná que se tiñó de albiceleste con más de 45 mil argentinos,  la Selección supo cambiar a tiempo una magra imagen del primer  tiempo y ganar, con algunas dudas, en su estreno mundialista en el Grupo F frente a Bosnia por 2 a 1.

El equipo dirigido por Alejandro Sabella encaminó la historia  gracias a un tempranero tanto en contra del defensor bosnio Sead  Kolasinac y, con el cambio de esquema, a los 20 minutos del  complemento, el mejor jugador del mundo Lionel Messi armó una  tremenda jugada individual para el segundo tanto.

La “torre” Vedad Ibisevic descontó a falta de cinco minutos  para exponer las ventajas defensivas que entrega el equipo  albiceleste, aunque el rumbo del partido no se torció.

Sin el convencimiento de otras oportunidades, la Selección  argentina se sacó de encima los nervios del debut y confirmó que  el mejor esquema que le sienta es el 4-3-3.

El gol de Kolasinac en contra simplificó la tarea de la  Argentina, porque después de ese centro de Lionel Messi y la  peinada de Rojo que se desvío en el central bosnio, el conjunto de Sabella ya no tenía obligación.

Sin saber qué hacer con la pelota y con muy poca profundidad,  las falencias de la Argentina estaban visiblemente expuestas. Si Argentina se fue al entretiempo arriba en el marcador fue  principalmente por Sergio Romero, que en los momentos de dudas (un achique justo ante Hajrovic y una gran contención a un cabezazo de Lulic) respondió como casi siempre en sus momentos en el arco de la Selección.

Y lo que muchos vieron desde las tribunas, también lo observó  Sabella en el “corralito”: adentro Gago e Higuaín y afuera Maxi  Rodríguez y Campagnaro, que no tuvieron una mala actuación pero  fueron presos de la necesidad del equipo y el partido.

Bastaron un par de minutos para justificar esas variantes, Gago le imprimió el pase previo necesario al armado de la jugada,  liberó de esa función a Messi que se adelantó unos metros y empezó a pesar más en el ataque argentino.

Así se gestó el segundo gol, digno de un marco, porque Messi  nos tiene acostumbrados a esas jugadas en las que arranca en tres  cuartos de cancha a pura velocidad, descarga con la referencia, en

este caso Higuain, y empieza a arrastrar marcas a pura velocidad y gambeta hacia el centro.

Esta vez parecía que hacía un enganche de más ante Bicakcic  pero en realidad le sirvió para quedar más claro de frente al arco y sacarse la “mufa” que arrastraba en Mundiales.

Es cierto que falló en no haber liquidado la historia, y por  eso el descuento de Ibisevic, con una diagonal que dejó expuesta  la espalda de Zabaleta y el cierre tardío de Federico Fernández,  le puso suspenso al cierre.

 

Primer gol de Argentina:

Segundo gol de Argentina:

Descuento de Bosnia:

 

 

Fuente_ovacion

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *