Esperaba un trasplante de riñón, pero el órgano nunca llegó por los operativos del G20

Eduardo Salice, que aguardaba por el riñón hacía seis años, iba a ser operado el sábado pasado, pero el avión no pudo despegar.

Las restricciones de tránsito por la Cumbre del G20, que se convirtieron en una pesadilla para muchos porteños, dejaron consecuencias más que dolorosas para una familia de Mendoza. Resulta que un vecino de General Alvear denunció haber perdido el riñón que aguardaba para trasplantarse desde hacía seis años, debido a que el órgano nunca llegó por la cancelación del vuelo de Aerolíneas Argentinas.

Gracias al G20, mi marido no pudo ser trasplantado porque los vuelos no salieron a tiempo y se perdieron los órganos”, lamentó Natalia Tobio, la esposa del paciente Eduardo Salice, de 42 años, matrimonio que vive con sus dos hijos.

El hombre esperaba hacía seis años el trasplante de un riñón y su donante -con un 98,8% de probabilidad de compatibilidad- apareció el pasado viernes en la ciudad de La Plata, pero sus órganos se perdieron debido al bloqueo de vuelos impuesto en todo el país en torno a la seguridad de la cumbre internacional.

Tobio comentó que Salice empezó con diálisis a los 24 años y que en 2005 recibió un trasplante de riñón, pero su salud decayó nuevamente y desde el 2012 tuvo que volver a diálisis.

“Llevábamos seis años esperando un órgano, hasta que el equipo del Hospital Español nos llamó el viernes 30 para decirnos que el sábado podía hacerse el trasplante en la capital provincial, con un riñón que salía a las 6 de la mañana desde Buenos Aires para estar a las 8 en Mendoza”, informó la mujer.

El paciente recibió diálisis en General Alvear temprano en la mañana y cuando estaban por arribar a la capital provincial para su internación (330 kilómetros), la mujer dijo que les avisaron que el órgano no había llegado.

“Los doctores nos explicaron que el vuelo no fue permitido por la seguridad del G20 y que el riñón se perdía. No sé por qué el vuelo no salió porque estaba programado”, concluyó la mujer, con un dejo de tristeza.

Su indignación fue tal, que el mismo sábado le escribió una carta al presidente Mauricio Macri a través de Facebook. “Sr. presidente, hoy debo agradecerle tanto a usted como a los presidentes que nos visitaron, y decirles que gracias al G20 mi marido no pudo ser trasplantado xq los vuelos no salieron a tiempo y se perdieron los órganos. Debo creer que no fue el único perjudicado. Pero qué importa la vida de un ciudadano si uds están arreglando el mundo. Nosotros seguiremos luchando, esperando y creyendo que la justicia divina es la que se va a encargar de poner las cosas en su lugar. Y que la posibilidad de mejorar la calidad de vida de un padre de dos niños pequeños se levante sin pensar q sus días están contados. Gracias de nuevo”, escribió.

Por su parte, la directora del Instituto Coordinador de Ablación e Implante de Mendoza (Incaimen), Gabriela Hidalgo, responsabilizó a la línea aérea, ya que -según dijo- el vuelo sí estaba programado para salir.

“El vuelo estaba programado para salir el sábado 1° de diciembre a las 6, más allá de las cancelaciones por el G20. Este vuelo sí estaba autorizado para traer el riñón de Buenos Aires. No sabemos por qué no salió”, apuntó la doctora en diálogo con Los Andes.

 

Fuente: con información de Télam y clarin

Comentario

Comentarios

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.