Nuevo método para liberación de cardenales amarillos

La Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial reintrodujo en su hábitat a esta especie en peligro de extinción a través de la construcción de un jaulón de presuelta para que se familiaricen con el entorno antes de ser finalmente liberados.

La Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial realizó, a través de la Dirección de Recursos Naturales Renovables, la reintroducción en hábitat de esta especie en peligro de extinción a través del método “suelta blanda”, acción realizada por primera vez en el país. Consiste en la construcción de un jaulón de presuelta, que se monta en el sitio elegido para liberar los animales y se coloca dentro a los especímenes para que se familiaricen con el entorno antes de ser finalmente liberados.

El cardenal amarillo (Gubernatrix cristata) se encuentra en peligro de extinción. La Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial por medio de la Dirección de Recursos Naturales Renovables, municipios y OSC, en particular la Fundación Aves Argentinas, Fundación Villavicencio y Fundación Cullunche, preocupados por la situación de la especie, están trabajando de manera coordinada llevando adelante acciones para evitar su extinción y mitigar el impacto del tráfico ilegal.

Es un ave típica de los bosques de espinal. En las últimas décadas su número poblacional ha disminuido significativamente, siendo cada vez más difícil encontrarlo en su ambiente natural. La fuerte presión de captura, debido a su vistoso plumaje y canto melodioso, lo convierten en víctima del comercio ilegal como ave de jaula. La pérdida de hábitat que conlleva la pérdida de bosques nativos y el avance de la frontera agrícola, entre otros factores, han provocado la disminución drástica de sus poblaciones y la amenaza de su supervivencia.

Esto hace que la especie se encuentre categorizada en peligro de extinción a nivel nacional y mundial. En Argentina, aún encontramos las poblaciones más importantes de cardenal amarillo, por lo cual tenemos gran responsabilidad en su conservación. Es por esto que, desde 2017, la Secretaria de Ambiente y Ordenamiento Territorial, los municipios y la Fundación Aves Argentinas, mediante un convenio de cooperación, trabajan en conjunto en acciones para la preservación del cardenal amarillo.

La presencia actual del cardenal amarillo en Mendoza contaba con escasos y muy puntuales registros. Por otro lado, era significativa la cantidad de ejemplares decomisados por las autoridades en la provincia.

Censo y rehabilitación

Esto motivó censos poblacionales para actualizar los datos de presencia de la especie en territorio mendocino y, de esta manera, planificar acciones de conservación efectiva. Se relevaron sitios en los cuales se tenía información de su existencia, en zonas de bosques nativos con algarrobos y chañares, hábitat comúnmente elegido por la especie.

Con la presencia confirmada en la provincia, se comenzó a trabajar en un plan para liberar a los cardenales decomisados que se encontraban al cuidado del Centro de Rescate y Conservación YPF. Bajo este plan de trabajo, todos los ejemplares de cardenales amarillos que ingresan al Centro de Rescate son anillados, lo que permite seguir su evolución durante su rehabilitación. El proceso de recuperación de cada ejemplar es complejo y lleva varios meses. Las aves que son incautadas suelen encontrarse en mal estado, bajas de peso, con el plumaje dañado y con su capacidad de vuelo disminuida. Las aves pasan su última etapa de rehabilitación en recintos de vuelo, donde se hace la evaluación final para planificar su liberación.

Con los cardenales que han completado exitosamente su rehabilitación se presenta un nuevo desafío, la liberación. En este sentido se aplican dos metodologías. A las aves que provienen de decomisos en los cuales se puede constatar que han sido capturadas recientemente se las mantiene el menor tiempo posible en el Centro de Rescate, para luego ser liberadas. Por otro lado está la suelta o liberación blanda. Con esta se busca que los ejemplares identifiquen el lugar de liberación como su nuevo hábitat natural, entendiendo con esto que puedan identificar alimento, predadores naturales, entre otros factores indispensables para su libertad exitosa.

Especie protegida

En Mendoza, el cardenal amarillo se encuentra protegido como especie de la fauna silvestre y su tenencia ilegal es pasible de multas que van desde $6 mil a $70 mil por ejemplar, de acuerdo con la gravedad del hecho.

La Dirección de Recursos Naturales Renovables recuerda que la fauna silvestre de la provincia de Mendoza está protegida por la Ley Nacional de Fauna 22421, la Ley Provincial de adhesión 4602, su modificatoria la Ley 7308 y el Decreto Reglamentario 1.890/05. Quienes deseen brindar información sobre ejemplares de fauna silvestre heridos o denunciar casos de caza o tenencia ilegal pueden hacerlo a través del portal de Ambiente: www.ambiente.mendoza.gov.ar.

Además, pueden comunicarse telefónicamente a la Dirección de Recursos Naturales Renovables a los teléfonos 4252090 y 4257065, de 8 a 13, de lunes a viernes o al 911 (Policía de Seguridad Rural de Mendoza).

La captura, tenencia ilegal y comercialización de fauna están penadas por la legislación, como también la destrucción de sus hábitats. El presunto infractor podría quedar a disposición de la Justicia y podrá ser reprimido con penas de prisión.

Además, las multas por este tipo de infracciones alcanzan valores de hasta $100 mil por ejemplar, según la gravedad del hecho.

La Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial realizó, a través de la Dirección de Recursos Naturales Renovables, la reintroducción en hábitat de esta especie en peligro de extinción a través del método “suelta blanda”, acción realizada por primera vez en el país. Consiste en la construcción de un jaulón de presuelta, que se monta en el sitio elegido para liberar los animales y se coloca dentro a los especímenes para que se familiaricen con el entorno antes de ser finalmente liberados.

El cardenal amarillo (Gubernatrix cristata) se encuentra en peligro de extinción. La Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial por medio de la Dirección de Recursos Naturales Renovables, municipios y OSC, en particular la Fundación Aves Argentinas, Fundación Villavicencio y Fundación Cullunche, preocupados por la situación de la especie, están trabajando de manera coordinada llevando adelante acciones para evitar su extinción y mitigar el impacto del tráfico ilegal.

Es un ave típica de los bosques de espinal. En las últimas décadas su número poblacional ha disminuido significativamente, siendo cada vez más difícil encontrarlo en su ambiente natural. La fuerte presión de captura, debido a su vistoso plumaje y canto melodioso, lo convierten en víctima del comercio ilegal como ave de jaula. La pérdida de hábitat que conlleva la pérdida de bosques nativos y el avance de la frontera agrícola, entre otros factores, han provocado la disminución drástica de sus poblaciones y la amenaza de su supervivencia.

Esto hace que la especie se encuentre categorizada en peligro de extinción a nivel nacional y mundial. En Argentina, aún encontramos las poblaciones más importantes de cardenal amarillo, por lo cual tenemos gran responsabilidad en su conservación. Es por esto que, desde 2017, la Secretaria de Ambiente y Ordenamiento Territorial, los municipios y la Fundación Aves Argentinas, mediante un convenio de cooperación, trabajan en conjunto en acciones para la preservación del cardenal amarillo.

La presencia actual del cardenal amarillo en Mendoza contaba con escasos y muy puntuales registros. Por otro lado, era significativa la cantidad de ejemplares decomisados por las autoridades en la provincia.

Censo y rehabilitación

Esto motivó censos poblacionales para actualizar los datos de presencia de la especie en territorio mendocino y, de esta manera, planificar acciones de conservación efectiva. Se relevaron sitios en los cuales se tenía información de su existencia, en zonas de bosques nativos con algarrobos y chañares, hábitat comúnmente elegido por la especie.

Con la presencia confirmada en la provincia, se comenzó a trabajar en un plan para liberar a los cardenales decomisados que se encontraban al cuidado del Centro de Rescate y Conservación YPF. Bajo este plan de trabajo, todos los ejemplares de cardenales amarillos que ingresan al Centro de Rescate son anillados, lo que permite seguir su evolución durante su rehabilitación. El proceso de recuperación de cada ejemplar es complejo y lleva varios meses. Las aves que son incautadas suelen encontrarse en mal estado, bajas de peso, con el plumaje dañado y con su capacidad de vuelo disminuida. Las aves pasan su última etapa de rehabilitación en recintos de vuelo, donde se hace la evaluación final para planificar su liberación.

Con los cardenales que han completado exitosamente su rehabilitación se presenta un nuevo desafío, la liberación. En este sentido se aplican dos metodologías. A las aves que provienen de decomisos en los cuales se puede constatar que han sido capturadas recientemente se las mantiene el menor tiempo posible en el Centro de Rescate, para luego ser liberadas. Por otro lado está la suelta o liberación blanda. Con esta se busca que los ejemplares identifiquen el lugar de liberación como su nuevo hábitat natural, entendiendo con esto que puedan identificar alimento, predadores naturales, entre otros factores indispensables para su libertad exitosa.

Especie protegida

En Mendoza, el cardenal amarillo se encuentra protegido como especie de la fauna silvestre y su tenencia ilegal es pasible de multas que van desde $6 mil a $70 mil por ejemplar, de acuerdo con la gravedad del hecho.

La Dirección de Recursos Naturales Renovables recuerda que la fauna silvestre de la provincia de Mendoza está protegida por la Ley Nacional de Fauna 22421, la Ley Provincial de adhesión 4602, su modificatoria la Ley 7308 y el Decreto Reglamentario 1.890/05. Quienes deseen brindar información sobre ejemplares de fauna silvestre heridos o denunciar casos de caza o tenencia ilegal pueden hacerlo a través del portal de Ambiente: www.ambiente.mendoza.gov.ar.

Además, pueden comunicarse telefónicamente a la Dirección de Recursos Naturales Renovables a los teléfonos 4252090 y 4257065, de 8 a 13, de lunes a viernes o al 911 (Policía de Seguridad Rural de Mendoza).

La captura, tenencia ilegal y comercialización de fauna están penadas por la legislación, como también la destrucción de sus hábitats. El presunto infractor podría quedar a disposición de la Justicia y podrá ser reprimido con penas de prisión.

Además, las multas por este tipo de infracciones alcanzan valores de hasta $100 mil por ejemplar, según la gravedad del hecho.

Fuente: Prensa – Gobierno de Mendoza – Ambiente – DRNR

Comentario

Comentarios

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.